EQUO solicita un impulso decidido de la movilidad ciclista

Ante el anuncio del Ministerio del Interior de algunas modificaciones en el Regamento de la Circulación que afectarían a las bicicletas

EQUO solicita un impulso decidido de la movilidad ciclista antes de acometer la prohibición de circular en bici por las aceras.

Las ciudades en España están todavía poco adaptadas al uso de la bici y algunas como Madrid alarmantemente atrasadas.

En aquellas ciudades donde los ciclistas más vulnerables no pueden circular por la calzada por el peligro que entraña, porque no existen vías ciclistas adecuadas y el tráfico motorizado no respeta los límites de velocidad, es muy injusto perseguir a los ciclistas que circulan por la acera porque no pueden hacerlo por otro sitio.

Es inaceptable que en Madrid no se haya desarrollado el Plan Director de Movilidad Ciclista cumpliendo los objetivos que señalaba en cuanto a vias ciclista y promoción de la bici al tiempo que se han construido carriles bici en la acera mal señalizados y peor diseñados (casos de Serrano, O’Donnell, Hermanos García Noblejas.) El Ayuntamiento de Madrid ha incentivado la circulación de bicis por las aceras provocando un innecesario conflicto con los peatones. Ahora el Ministerio del Interior pretende prohibir la circulación de bicis por las aceras. Es decir la bici es hostigada en la calzada donde estorba a los motorizados y expulsada de las aceras.

Por otro lado, el pavimento de la calzada es con frecuencia peligroso para el ciclista ya sea por el deterioro y los baches que ocasiona el tráfico de gran tonelaje como por los badenes para limitar la velocidad que nunca se diseñan pensando en las bicis.

En cuanto al uso obligatorio del casco también en vías urbanas,compartimos la posición de ConBici y las 25 asociaciones ciclisitas que la integran. ” la mejor garantía para la seguridad, no sólo de los ciclistas sino del tráfico en general, es aumentar el número de ciclistas en la vía pública, mediante políticas adecuadas de fomento, como las que se llevan a cabo en los países líderes de Europa (Holanda, Dinamarca, Alemania…), donde el uso del casco no es obligatorio, ni siquiera en vías interurbanas. Por contra, la obligatoriedad del uso del casco produce como consecuencia una drástica disminución del número de ciclistas en las ciudades y el colapso de los sistemas de bicicletas públicas (Bicing, Sevici…) que se están implantando con tanto éxito en muchas ciudades españolas” Por ello reclamamos que el uso del casco sea optativo y no obligatorio.http://2.bp.blogspot.com/-0ayUNX5oN-U/TtKjSFmlDaI/AAAAAAAABsw/hlGking9VE8/s1600/Logo-EQUO-bici.png

EQUO considera muy positivo el notable incremento en el uso de la bici como medio de transporte, lo que redunda en una mejor salud de las personas que la utilizan y en una mejor calidad de nuestras ciudades. Las medidas propuestas, prohibiendo la circulación por aceras sin haber proporcionado antes otras alternativas seguras y haciendo obligatorio el uso del casco, suponen un claro impedimento para el uso de la bicicleta y el avance hacia ciudades más amables y saludables.

Tambien consideramos que es necesario hacer cumplir a los conductores el límite máximo de 50Km/h en las vias preferentes, límite que no es respetado en la actualidad

Desde EQUO proponemos reducir la velocidad del tráfico a 30Km/h en las zonas urbanas, coexistiendo la circulación por la calzada de coches y bicicletas. En todas las demás vías donde la seguridad del ciclista este comprometida por la velocidad de los demás vehículos consideramos fundamental la segregación de carriles, así como la adaptación de cruces y semáforos. El coche no es el vehículo adecuado para cubrir la mayoría de las necesidades de movilidad urbana en la ciudad como ocurre actualmente, por el espacio que ocupa, la contaminación que causa (incluida la acústica) y las inversiones en infraestructuras que exije continuamente. Debe reducirse notablemente su uso acometiendo medidas que fomenten el uso de otros medios de transporte alternativos como son el transporte público y la bicicleta

Algunas medidas baratas y sencillas, como permitir la circulación de bicis en sentido contrario a la circulación en calles de una sola dirección, como sucede en muchas ciudades europeas, facilitaría la circulación de las bicis. Por otro lado es imprescindible el desarrollo de mallas de vias ciclistas en las ciudades combinando calles ciclables, carriles bici en calzada, sendas bici en parques y zonas verdes y señalización de itinerarios ciclisitas en zonas peatonales.

El ciclista debe respetar al peatón que siempre debe tener prioridad en las zonas peatonales, pero no es admisible que se hostigue a los usuarios de la bici mientras el tráfico motorizado coloniza las ciudades causando miles de muertes prematuras al año por los altos índices de contaminación.

Cuando los ciclistas, incluidos los más vulnerables, puedan circular por la calzada sin arriesgar la vida, entenderemos que se prohiba que lo hagan por la acera. Mientras tanto no deja de ser un parche de muy dificil cumplimiento. Además la crisis hace que aumenten los usuarios de la bici, muchos de los cuales al no disponer de vías adecuadas tienden a circular por las aceras.

Deja un comentario