EQUO rechaza rotundamente la reapertura de la mina de Aznalcóllar y reclama alternativas con futuro para la comarca

El partido político EQUO Andalucía ha lamentado hoy la publicación en BOJA de la convocatoria del concurso público para la vuelta a la explotación de la explotación minera protagonista de la mayor catástrofe ambiental en la historia de Andalucía y España.

En palabras de su coportavoz Esteban De Manuel: “Con esta iniciativa la Junta de Andalucía no hace más que dar la razón a todas aquellas voces que la acusan de no creerse su propio discurso sobre otro modelo económico. PSOE e IU dejan claro, una vez más, que la sostenibilidad y el respeto por el Medio Ambiente como garantía de un futuro mejor es sólo un eslogan vacío, ya que no parecen tener alternativas a volver a poner en funcionamiento esta peligrosa explotación”.

Para EQUO Andalucía, volver a permitir la explotación de Aznalcóllar por una empresa privada, como fue el caso de Bolidén, supone una irresponsabilidad, ya que aún no se ha conseguido cobrar la multa impuesta a la empresa responsable. El partido ecosocial recuerda que, en total, el desastre de 1998 supuso para el bolsillo de la ciudadanía andaluza un coste total de 89,9 millones de euros que no se han recuperado. EQUO considera evidente que las supuestas ventajas económicas de la explotación minera son superadas, con mucho, por sus posibles perjuicios.

Igualmente, la formación política encuentra incomprensible la postura del alcalde de Aznalcóllar (IU) por su apoyo a esta medida, ya que resulta incoherente que una agrupación que se define ‘verde’ defienda despropósitos ambientales como la continuidad de explotación de la mina de Aznalcóllar.

Para la coportavoz del partido, María Merello, “Entendemos que la tasa de paro, en Aznalcóllar y en toda Andalucía es dramáticamente elevada, pero intentar resolverla con soluciones como ésta es una mala idea. No sólo es peligroso para el pueblo, sino que se trata de alternativas económicas sin futuro. La Junta dice, sin razón, que la minería extractiva atrae empleos, recursos e inversiones en I+D, cuando la experiencia de décadas es que las antiguas comarcas mineras están entre las más castigadas por el desempleo y el éxodo poblacional de nuestra tierra, ya que la minería se convierte en un monocultivo económico que no deja nada cuando se acaba la explotación de unos recursos que son por definición finitos. Ahí están las comarcas mineras de Sierra Morena, por ejemplo, para demostrar los efectos negativos de la minería como sector económico principal”.

EQUO defiende que es necesario, aunque más complejo, que Andalucía, y las comarcas mineras con ella, emprendan una transición económica hacía sectores intensivos en conocimiento y valor añadido, que no supongan la destrucción acelerada del Medio Ambiente ni riesgos elevados para la salud de la ciudadanía, con las energías renovables y la agricultura ecológica como ejemplos de sectores que se deben fomentar.

Deja una respuesta