EQUO rechaza el aumento de la presencia militar en las bases de Rota y Morón, y demanda alternativas económicas para esas localidades

Ante la llegada a Rota del primer barco que compondrá el escudo antimisiles en la base y la petición por parte del gobierno americano de aumentar el número de efectivos desplegados en Morón, EQUO Andalucía expresa su rechazo por esta escalada militar que no hace más que elevar la tensión internacional y la dependencia económica de dichas localidades de la presencia americana.

En un momento grave de crisis económica y social, que en la provincia de Cádiz se traduce en más de un 40% de desempleo, y unos índices de pobreza creciente muy graves, las autoridades venden esta llegada de los barcos del escudo antimisiles, como una oportunidad de empleo para la zona, pero guardan silencio respecto a qué es y para qué sirve, este supuesto escudo defensivo, que ha reiniciado la escalada militar entre Rusia y EEUU-OTAN.

Aunque en el contexto de miseria que padecemos en nuestra comunidad oponerse a lo que se califica como una fuente de ingresos y empleo, no está bien visto, EQUO denuncia que se mezclan los medios y los fines, y conviene no engañarse, el significado es evidente, ser cómplices de un complejo militar diseñado para la destrucción y para la muerte.

En Andalucía y especialmente en la provincia de Cádiz la economía está muy militarizada, aunque genera cada vez menos empleo y tiene como contrapartida pasar a ser un blanco militar.

EQUO defiende que se avance en el camino de la desmilitarización de nuestra comunidad, especialmente de la presencia de fuerzas de otros países, que emplean nuestro suelo como plataforma para sus fines militares. Igualmente, apostamos por romper el círculo vicioso del monocultivo militar que afecta a Rota y Morón y que les obliga a celebrar cada aumento de presencia militar, aunque al tiempo dificulte la implantación de otras fuentes de empleo.

Las propuestas de empleo verde que desde EQUO venimos apoyando, energías renovables, rehabilitación energética de edificios, apoyo a la agroecología, etc…, ofrecerían más puestos de trabajo, sin el peligro que suponen las bases militares, sin contaminar ni destruir nuestro entorno y siendo solidarios con los que vendrán a habitarlo después de nosotros.

Deja un comentario