EQUO considera que la reforma energética aprobada en el Congreso supone un nuevo frenazo a las renovables

EQUO participa en la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético que ha entregado hoy más de 170.000 firmas en el Congreso, exigiendo una auditoría de los costes del sector eléctrico.

Para EQUO la Ley de Medidas Fiscales para la Sostenibilidad Energética que se ha aprobado hoy en el Congreso, y a pesar de que los impuestos que incorpora y de su apelativo “sostenible”, esconde un nuevo varapalo a las tecnologías limpias que ya han sido castigadas duramente en los últimos años por los gobiernos del PSOE y del PP. Ello se debe a que para acabar con el déficit de tarifa se establece un impuesto del 6% sobre los ingresos por venta de electricidad incluida la prima en su caso que perjudicará claramente a las renovables. Y esto porque, mientras que las instalaciones del régimen especial (que incluye a las renovables) no van a poder repercutir el impuesto en sus precios de venta (al recibir un precio fijo por su energía producida, establecido por ley), el resto de centrales, las que queman gas, carbón o utilizan reacciones nucleares, sí que lo van a trasladar al consumidor.

“No se puede hablar de una ley de sostenibilidad si va a perjudicar a las energías renovables y solo se atiende a la sostenibilidad financiera de las grandes compañías eléctricas” ha declarado Juan López de Uralde, coportavoz federal de EQUO.

Precisamente hoy la Plataforma por un Nuevo Modelo Energético, de la que forma parte EQUO, ha presentado en el Congreso de los Diputados más de 170.000 firmas recogidas por Avaaz.org solicitando una auditoría del sector eléctrico que permita determinar exactamente el origen del déficit de tarifa y promover un cambio hacia un modelo energético basado en las energías renovables.

EQUO defiende la superación del actual mix energético, para transitar rápidamente hacia un modelo basado en el ahorro y la eficiencia, la gestión inteligente de la demanda, las energías limpias y renovables y la soberanía personal y colectiva. Este modelo es más barato, y tiene enormes beneficios medioambientales, de empleo, de independencia energética y de equilibrio de la balanza de pagos.

Deja una respuesta