EQUO Andalucía reclama a la Junta que no tire más dinero en el AVE regional y potencie el tren convencional

Para EQUO Andalucía, y en la situación de pobreza y recortes en la que estamos inmersos, es un despilfarro insoportable los 279 millones de euros enterrados en 70 km de AVE entre Antequera y Marchena, abandonados y sin visos de continuidad, y que además acarrea un gasto de mantenimiento de 435.000 euros. La formación ecosocial entiende que es preferible, más barato y socialmente más justo, invertir en reforzar y reformar los servicios de ferrocarril convencional, tanto para personas como mercancías.

Esta obra, que se incluía en el Plan de Infraestructuras para la Sostenibilidad del Transporte en Andalucía, que contemplaba la construcción de líneas de AVE para conectar las capitales andaluzas, es un claro ejemplo del despilfarro e improvisación en los planes de movilidad e infraestructuras que abundaron a lo largo y ancho de la geografía española y que son una más de las causas de la crisis económica actual.

La crisis, la falta de voluntad política y el permanente enfrentamiento entre administraciones han acabado por condenar al abandono unas obras que costaron 279 millones a la Junta y que, en caso de haberse dedicado a otro tipo de infraestructura, podrían haber supuesto la creación y consolidación de una adecuada red de ferrocarril convencional que comunicara las capitales andaluzas, entre las que, en muchos casos, no se pueden hacer trayectos en tren.

EQUO Andalucía exige a la Junta que elabore un plan de infraestructuras sostenible tanto económica como ambientalmente y apueste por igualar la comunicación entre todas las provincias, en lugar de crear un sistema de transporte de primera clase (a precios inasumibles) entre algunas capitales y otra, para el resto del territorio, de segunda o tercera clase. No se debe olvidar el importantísimo papel que las infraestructuras y el transporte ocupan en el desarrollo de una región y el ferrocarril tiene que ser punta de lanza de un sistema basado en la sostenibilidad en el transporte.

Deja una respuesta